pizza-italliana

¿Cómo es la auténtica pizza italiana?

La pizza ha sido un elemento básico de la herencia y la cultura italiana desde el siglo XVI. A partir de ahí, impregnó el mundo, se interpretó y sirvió de diversas maneras y para ser disfrutado por casi todos.

Pero ¿cómo es realmente la auténtica pizza italiana? ¿Qué cualidades la convierten en la deliciosa y célebre cocina que todos conocemos y amamos? Aquí te damos unos tips para disfrutar de una deliciosa porción de pizza en Italia.

Si ya es hora de comer, te recomendamos pedir comida italiana cerca de mí desde tu app de comida favorita; regístrate a un programa de lealtad y sigue sumando beneficios todo el año. ¡No lo dejes pasar!

la auténtica pizza italiana

Los primeros pasos para disfrutar de una pizza italiana

En primer lugar, ya sea que estés sentado junto al mar en Sicilia, admirando la campiña toscana u observando las luces parpadeantes del Coliseo al caer la noche, te darás cuenta que la pizza italiana no se sirve en porciones, sino como una pizza entera.

Aunque es posible que descubras que cada comuna en Italia tiene sus propios ajustes y estilos personales, es probable que te quedes con la responsabilidad de repartir el sabroso bocado tú mismo.

A menudo, cuando las personas piden una pizza, esperan compartirla. Sin embargo, en Italia, cada persona obtendrá su propia pizza.

¡Error! ¡Error!

Uno de los conceptos erróneos clave sobre la pizza italiana es que se sirve como una pizza espesa, al estilo de un plato hondo.

De hecho, la corteza es uno de los componentes más importantes de esta comida y tradicionalmente es delgada pero tiene una consistencia esponjosa.

Dentro de la corteza se encuentra el sabor característico y la textura excepcional que se encuentra únicamente en la pizza italiana.

La importancia de la pizza italiana para los cocineros

Los cocineros dan mucha importancia a la cantidad de levadura fresca y harina tipo “00” necesaria para preparar esta base perfecta. La corteza se estira a mano y se cocina a temperaturas extremadamente altas en un horno de leña para lograr esa calidad final impecable.

La salsa es el siguiente factor importante y generalmente se elabora con tomates italianos locales pelados, con mayor frecuencia San Marzano. Son cultivados meticulosamente en suelo italiano y mezclados con una variedad de hierbas bien distribuidas.

Otra rareza es que esta salsa no se cocina junto con los otros ingredientes, sino que permanece fresca y refrigerada sobre la corteza. En algunas versiones, la pizza italiana se sirve completamente sin salsa, llamada bianca, y en su lugar se rocía ligeramente con aceite de oliva.

Leyendo esto, seguro te darás cuenta del porqué la pizza es una de las comidas favoritas de muchas personas alrededor del mundo.