postre coreano

Postres tradicionales coreanos

Si hay algo que no puede faltar en un restaurante asiático es un amplio menú de postres. Y es que en Asia hay postres que se pueden consumir en cualquier momento del día o después de la comida, y otros más con un carácter más ceremonioso y tradicional.

Por ejemplo, en Japón es costumbre acompañar el con wagashi, un delicioso dulce hecho con anko (pasta de judías azuki), fruta y harina de arroz glutinoso.

Los postres coreanos tienen su propio encanto gracias a su amplia variedad de sabores y texturas cuyas recetas ancestrales se han preservado hasta nuestros días ¡y hemos enlistado para ti los mejores!

Gotgamssam

Gotgamssam

La fruta es el elemento clave en el gotgamssam. La golosina está hecha con una nuez que envuelta en un caqui seco. Algunas de las versiones más dulces están cubiertas de miel. Todo se corta en rodajas finas y se sirve junto con el té.

Dasik

Dasik

Estas delicadas galletas estampadas se ven demasiado atractivas para comer, pero definitivamente deberías morderlas.

Por lo general, están hechos con harina de arroz o harina de soja, los dasik vienen en una variedad de colores y sabores naturales y se presionan en un molde para imprimir formas, letras y patrones de flores. Los colores generalmente coinciden con el sabor.

Los dasik se remontan a la dinastía Joseon, cuando las galletas se amontonaban en lo alto de un plato como una parte importante de los ritos ancestrales, días festivos y otras ceremonias.

Diferentes sabores también sirvieron como medicina, con el sésamo tratando la intoxicación alimentaria y la bellota utilizada para suprimir la tos.

Bingsu

bingsu

Su delicioso sabor lo hacen un postre popular en cualquier restaurante asiático del mundo. Fácilmente el postre coreano más popular fuera de Corea, el bingsu (hielo raspado) es la gloria suprema de los postres para rescatarlo de un abrasador día de verano. Y si has comido un raspado con jarabe antes, ¡sabes de qué estamos hablando!

Se compone de una gran porción de hielo raspado que se cubre con leche condensada endulzada, jarabe y coberturas clásicas como frijoles rojos, mango o té verde.

El bingsu simple se sirve en una taza, mientras que los asuntos más elaborados vienen en la mitad de una sandía o coco.

Hotteok

hotteok

Este postre con aspecto de panqueque está lleno de miel, canela y nueces. Los hotteok tienen un exterior crujiente y un interior masticable que es ligeramente crujiente y almibarado.

Pocas son las personas que no disfrutan de probar el menú de postres, chinos, coreanos o japoneses en un restaurante asiático, ¿a ti te gustaría probar los que mencionamos?